O cómo convertir algo inaceptable en deseable mediante ingeniería social

En sociología existe un concepto que acuñó en los años 80 el ingeniero y doctor en derecho Joseph Paul Overton, sobre cómo una entidad puede conseguir que una idea (o política pública) socialmente odiada e incluso tabú puede ser promovida entre la sociedad hasta conseguir su completa aceptación y su inclusión como obligatoria. Se trata de la ventana de Overton. Me interesó este tema a partir de un artículo en La Gaceta: https://gaceta.es/civilizacion/ventana-overton-legalizar-temas-inomrales-20170719-0650/

Según esta teoría, sólo existe un rango de ideas que los políticos y gobernantes manejan como viables: aquellas que la sociedad tiene ampliamente aceptadas. Es muy difícil para un gobernante imponer una ley o una ideología sin que el pueblo la comparta. La resistencia sería atroz y perdería legitimidad (y las elecciones). La tiranía se combate frontalmente si es percibida.

Las Fases para crear la oportunidad

Sin embargo, existe una ventana de oportunidad para conseguir que una teoría, pensamiento o idea se convierta en una necesidad para la mayoría por parte de los que manejan el poder. Overton trabajaba con una serie de pasos que recorrería ese pensamiento, dentro del inconsciente colectivo, hasta que la sociedad lo considere necesario y legalmente imponible. Pasando de lo en principio prohibido, hasta lo deseable :

· Impensable: aquello que ni siquiera nos planteamos por ser tabú o socialmente deplorable. La idea a implantar comienza siendo considerado como algo nefasto y rechazado frontalmente. El ejemplo más utilizado es el del canibalismo. Pero se puede aplicar a muchos otros conceptos, como el consumo de drogas o la explotación sexual.

· Radical: aquello que se acepta por elementos radicales de la sociedad, a los que, para conseguir el propósito, se presenta como «avanzados» «vanguardistas» o «intelectuales». Elementos outsiders plantean, normalmente apoyándose en argumentos científicos malinterpretados, falseados o fabricados para tal fin, que realmente aquello prohibido no lo es tanto. O tiene algunas peculiaridades que pueden hacerlo aceptable bajo circunstancias determinadas o extremas: «Existen drogas que permiten hacer más llevadero cierta terapia para el cáncer». «En caso de hambrunas, el canibalismo se puede entender y perdonar».

· Aceptable: Llegar hasta aquí implica que los medios de comunicación y los intelectuales empiezan a fabricar argumentos a favor de la conducta/idea hasta ahora indeseada, indicando que es de intolerantes o de retrógrados despreciarla. Se cambian los términos y se juega con el lenguaje para disfrazar el concepto «odiado», de forma que sean menos agresivo y pueda ser edulcorado. Un ejemplo clásico es cambiar la palabra «caníbal» por «antropófago» y más adelante por «antropofilo».

· Sensato: se consigue, mediante técnicas de bombardeo cultural y la promoción de ideas en medios, que el concepto se acepte socialmente. Se apoyan en la defensa de la libertad de expresión para evitar la represión natural del concepto. O en la opresión que la sociedad ejerce sobre ciertos grupos para justificar esa conducta: «Son sus costumbres y hay que respetarlas». También se apoyan en la Historia para encontrar casos que apoyen la teoría. Disclaimer: la Historia contiene ejemplos para todo tipo de comportamiento humano. Es un blanqueamiento en el que participan por convencimiento o por conveniencia muchos elementos influyentes de la sociedad, pero que cambia la percepción del gran público.

· Popular: Personalidades, famosos e influencers reconocen públicamente que tienen ese hábito tabú, que forma parte de su modo de vida y que es hasta cool. Aparece en películas, donde el protagonista tiene ese hábito o concuerda con esas ideas políticas (antes prohibidas). Se muestra en la calle y la gente lo empieza a practicar libremente. Ya no sólo los más avanzados o aperturistas: toda la sociedad lo acepta.

Noam Chomsky: 10 estrategias de manipulación

· Política: el poder, recogiendo el sentimiento general y el «mandato del pueblo», decide legalizar o hacer obligatorio el pensamiento/conducta antes inmoral. Se ha cerrado el círculo y se ha conseguido el objetivo.

Todos podemos «caer en la trampa»

Muchos de mis compañeros y amigos suponen que serían capaces de ver venir estas conductas y maniobras de ingeniería social. Y oponerse a ellas llegado el caso. No es cierto. Piénsese en el blanqueamiento que ha tenido lugar en nuestra sociedad sobre el consumo de drogas. Desde el tabú que suponían en los años 80 y cómo se ha llegado hasta hoy. O el camino que ha recorrido el aborto durante todo el siglo XX. No entro en las consideraciones morales ni me posiciono en favor o en contra. Sólo me fijo en su recorrido dentro de la opinión general.

El concepto de la ‘Ventana de Overton’ puede extrapolarse a cualquier fenómeno y es relativamente sencillo de ser aplicado en una sociedad tolerante. La que la libertad de expresión se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de nuestro concepto vital (afortunadamente) y, al tiempo, nos hace vulnerables. Tanto las alas izquierdistas de la política, como las derechistas, achacan a sus adversarios la utilización este tipo de estrategias de manipulación e ingeniería social. Intentan hacernos tragar sus ideas más impopulares. El caso es que ambas ramas políticas lo hacen para su propio beneficio.

Aquí compartimos un vídeo de Monitor Fantasma, divulgador muy conocido, en el que explica muy bien qué es la ventana de Overton y su diferencia con la teoría de la Pendiente Resbaladiza:

Aquí también otro vídeo explicativo de La Contra TV:

Te invitamos a conocer sobre otros servicios que Eureka! Marketing ofrece relacionados con la sociología y el marketing de masas. En todo caso, puedes solicitarnos presupuesto sin compromiso aquí.