¿Quién fue Wilfredo Pareto y qué aporta a la sociología?

Wilfredo Pareto fue un ingeniero, sociólogo, economista y filósofo italiano, nacido en París. Pareto estudió ingeniería en Turín y desarrolló una carrera como ejecutivo de empresas ferroviarias e industriales. Más tarde se interesó en las Ciencias Sociales, con especial interés en la sociología. Y trabajó como catedrático de economía en la universidad de Lausana (Suiza). En los trece años que desempeñó la cátedra, hizo contribuciones a la teoría del equilibrio. Su aportación al desarrollo del concepto de la meritocracia es también digno de mención. Interesante aporte es lo que define como la «circulación de élites»: las élites no se perpetúan en el poder con el tiempo, sino que existe un reemplazo en las familias y poderes gobernantes: los antiguos poderes entran en decadencia y se produce un sano reemplazo. Por ello, entre los reemplazados y los posibles candidatos, ha de primar la calidad. También contribuyó con los principios de una teoría utilitarista del bienestar, llamada óptimo de Pareto. Pero a nosotros nos va a interesar su conocido Principio de Pareto.

El principio de Pareto.

La naturaleza y la sociedad presentan comportamientos que se replican. Números y proporciones que se repiten una y otra vez. Y que encontramos en los sitios más insospechados: ¿Cuales son las cosechas más productivas? ¿Qué individuos aportan la mayor parte de la creatividad en un grupo? ¿Cómo se distribuye la riqueza y la pobreza en un conjunto social? ¿Cuales son las pautas reproductivas en los animales?. Para todas estas preguntas existe una contestación: el 20% de los individuos, de las plantas, de las personas… concentra el 80% de la productividad, de la riqueza, de la creatividad. Y el 80% restante, posee sólo el 20% de los recursos o cualidades restantes.

Es la conocida como regla 80-20, el principio de Pareto o «Ley de los pocos vitales», enunciado por primera vez en su «Cours d’économie politique» de 1896, basándose en el método y observación científica sobre la realidad sociológica de su país, Italia. A partir de análisis estadísticos llegó a la conclusión de que la distribución de la renta en cualquier sociedad responde siempre a un mismo modelo, por lo que serían inútiles las políticas encaminadas a redistribuir la riqueza (ley de Pareto). Un grupo minoritario, del 20% del total de individuos, se reparte el 80% de un bien. Y ese bien puede ser poder político, riqueza, tierras… pero también inteligencia, belleza, calidad… El 80% del tráfico de una web es generado por el 20% de las pantallas. Cuando Pareto enunció la teoría, dejó claro que los porcentajes podían variar, que no serían números exactos. Pero sí que establecía que, habitualmente, una minoría social acaparaba la mayor parte de los recursos y la riqueza. Existía lo que en sociología llamamos una élite.

Este esquema, del ámbito de la sociología, se ve replicado una y otra vez en la naturaleza y en los ecosistemas naturales, sin que el elemento humano participe: El 20% de las plantas produce el 80% de la cosecha. El 20% de los animales machos se reproduce con el 80% de las hembras. Recordemos que los porcentajes pueden variar algo sobre el «canon» 20-80, por lo que pueden ser incluso más acentuados.

También lo encontramos en el campo de la economía y los mercados: el 20% de las aplicaciones móviles suponen el 80% de las ventas totales. También es interesante ver cómo esta proporción se replica a la hora de trabajar: en programación, el 80% de los fallos es generado por el 20% del código fuente. En investigación, el 80% del esfuerzo de desarrollo de un producto (en tiempo y recursos) produce el 20% del desarrollo total, mientras que el 80% restante es producido con tan sólo un 20% del esfuerzo. Y sin embargo, una parte del desarrollo es imposible de hacer sin la otra. En el 20% del tiempo en el que somos más creativos, producimos el 80% del trabajo total de un proyecto.

principio de Pareto. Sociología e investigación estadística

¿Por qué se produce este principio de Pareto? ¿Y porqué nos interesa tanto en Sociología?

Pero, ¿por qué se produce esta distribución desigual dentro de la sociedad o de la naturaleza? Porque somos desiguales entre nosotros, porque somos distintos: la sociedad nunca es homogénea y siempre hay élites. Porque, incluso dentro de un mismo individuo, existe una distribución desigual de habilidades y no alcanzamos el mismo nivel de excelencia en todas las áreas del conocimiento y de la técnica. Porque no trabajamos igual todos los días ni tenemos la mismas oportunidades siempre. Porque, a lo largo de nuestra vida, crecemos, mejoramos, cambiamos, envejecemos. Tu formarás parte del 20% privilegiado en algunas circunstancias, habilidades y recursos. Y será temporalmente. Mientras, y al mismo tiempo, formarás parte del 80% no privilegiado en otras. Y también será temporalmente.

En el ámbito de la sociología nos interesa conocer la distribución de Pareto para conocer que existe siempre alrededor de un 20% de elementos o individuos, una élite o conjunto de elegidos, que tendrán una característica mayoritaria que los distinguirá del resto. Se considera paretiana una distribución que en una muestra del 20% explique más del 50% de un fenómeno. Y se suele contraponer a la conocidísima campana de Gauss, porque a diferencia de las distribuciones gausianas, en las distribuciones de Pareto la esperanza matemática (la media) y la varianza/desviación típica proporcionan escasa información, por lo que es mucho mejor concentrarse en otros parámetros que sí que nos pueden explicar mejor el fenómeno, como el valor modal o la mediana.

Para documentarse más:

Eureka! Marketing realiza estudios e investigación de mercados, investigaciones sociológicas y estadísticas en Canarias. Contacta con nosotros sin compromiso. Estaremos encantados de plantear nuestra visión y un presupuesto ajustado para tu proyecto.